Mon-Sun: 8 AM - 5 PM
(999) 635 4597

Balankanche: La Cueva Sagrada de los Mayas

10 Jun, 2022

Balankanche: La Cueva Sagrada de los Mayas

Balankanche, la cueva sagrada de los mayas, se encuentra a pocos kilómetros de Chichén Itzá, una de las 7 maravillas del mundo, en la península de Yucatán. Como la mayoría de las ruinas de esta zona, se utilizaban para ceremonias religiosas durante el periodo maya-tolteca. 

La cueva no era fácil de encontrar, rodeada de una selva fructífera, Balankanche fue finalmente descubierta en 1905, pero no fue hasta 1959 que los arqueólogos descubrieron toda su extensión y una serie de pasajes ocultos. Las cuevas son un santuario dedicado a su dios Chaac, el dios de la lluvia. Chaac es uno de los dioses más importantes de la mitología maya. Como el agua da vida a todo, los mayas reconocían su importancia y hacían sacrificios a este importante dios. A pesar de haber sido encontradas hace tantos años, las cuevas de Balankanche sólo llevan abiertas unos 24 años. 

La Cueva

Balankanche es conocida por ser la zona arqueológica subterránea más importante de la región. Estas extraordinarias cuevas tienen una extensión de más de 2 km, y hace que los visitantes desciendan 10 metros para presenciar lo que es una de las mayores maravillas subterráneas de la naturaleza. La belleza de Balankanche radica en que ningún hombre las creó, la única forma en que los hombres contribuyeron a ello fue por los artefactos y sacrificios realizados en su interior.

Vasijas y ofrendas en Balankanche
Vasijas y ofrendas en Balankanche

En este recorrido subterráneo, encontrarás el trono de Balam en el que los mayas le honran y hacen rituales a su alrededor. Más adelante en la cueva, se descubrirá un lago casi seco, y entonces verás pequeñas vasijas y piezas de jade, que simbolizan las ofrendas que se daban en aquella época.

El recorrido no siempre es estrecho, sino que te encontrarás con amplias cámaras de aproximadamente 10 metros de altura y 25 metros de ancho. Cuando los arqueólogos descubrieron por primera vez la cueva de Balankanche, junto con las vasijas y las piezas de jade, también encontraron joyas, jade en forma de jaguar, huellas de manos en las paredes, pequeños platos y figuras con la forma de su dios Chaac.

La Ceiba Sagrada

Las estalactitas y estalagmitas son la decoración natural por excelencia de las cuevas subterráneas, son testigos de lo que fue y lo que es. Las estalactitas y estalagmitas han crecido lentamente a lo largo de los años, realzando la belleza natural y guardando para sí los misterios de la cueva. Tenga cuidado y sea precavido con la cabeza, ya que la altura de la cueva cambia y las estalactitas cuelgan por todas partes.

Las estalactitas son formaciones con forma de carámbano que cuelgan del techo de una cueva y se producen por la precipitación de minerales del agua que gotea por el techo de la cueva. Mientras que las estalagmitas son montículos de depósitos minerales que crecen hacia arriba y que se han precipitado a partir del agua que gotea en el suelo de una cueva. Si nunca ha visto estos fenómenos naturales, sorpréndase con lo que viene a continuación.

La Ceiba en Balankanche
La Ceiba de Balankanche

Justo en la cueva principal, en medio de la bóveda, destaca una estalactita. Más grande que el resto de las estalactitas, una columna que muestra la unión entre estalactitas y estalagmitas. Es similar a una gran Ceiba, el árbol sagrado maya, y se llama "la Ceiba sagrada que crece desde el interior de la Tierra". En general, los mayas creían que el universo estaba dividido entre el cielo (donde vivían los dioses), la tierra (donde vivían los humanos) y el inframundo (donde residían los espíritus). Las hojas, el tronco y las raíces de la Ceiba simbolizaban estas divisiones. Los mayas también creían que las cuevas eran portales a Xibalba, el inframundo donde reinan los dioses muertos mayas. 

En la cueva también se encuentran más de 100 quemadores de incienso. Los arqueólogos han observado que estos quemadores tienen cientos de años y es probable que se utilizaran para rituales y ceremonias. Se han encontrado algunas lámparas y platos de cerámica fabricados por las últimas tribus maya-toltecas.

Museo y jardín botánico

Al finalizar el recorrido, podrá encontrar un bonito jardín botánico. También encontrará información sobre la flora autóctona y los usos medicinales de los árboles y plantas. En el exterior le espera un museo con grandes fotografías tomadas durante la exploración de las cuevas. También se exponen textos sobre las ceremonias mayas actuales, llamadas Ch'a Chaac, que se siguen celebrando en todos los pueblos de la península de Yucatán en épocas de sequía. Consiste principalmente en rezar y hacer numerosas ofrendas de alimentos al dios de la lluvia Chaac. Una reciente expedición descubrió también otros artefactos sumergidos bajo el agua.

Cuevas Balankanche en Yucatán
La Ceiba de Balankanche

Para todos los que no son hispanohablantes, hay visitas guiadas en diferentes idiomas, pero tienen horarios específicos para cada visita. En inglés, a las 11, 13 y 15 horas; en español, a las 21, 12, 14 y 16 horas; y en francés, sólo a las 10 horas.

La visita no debería durar mucho, pero no es recomendable para personas con tendencias claustrofóbicas.

Balankanche también cuenta con un espectáculo de luz y sonido, en el que te narran toda la historia y te permiten disfrutar de un gran espectáculo. 

Ahora que sabes más sobre Balankanche, no olvides pasar por allí en tu próxima visita a la Península de Yucatán.


Facebook Twitter Linkedin

SEARCH POSTS